.Blog.

Eficiencia Energética en Nuevas Construcciones

29 February 2016 10:04 AM por Carlos Dobobuto

¿OBLIGACIÓN DEL GOBIERNO O RESPONSABILIDAD DE LA EMPRESA PRIVADA?

 

Las nuevas construcciones que se diseñan o se edifican deben ser adaptadas a la realidad mundial, donde el planeta está exigiendo protección. El daño que se le está haciendo a la casa de todos no es falso, el cambio climático es totalmente notable y es lamentable que no se tomen acciones para ayudar a disminuir la aceleración de estos cambios. La responsabilidad no es solo del gobierno, es hora de dejar de ver a los entes gubernamentales como el genio de la lámpara que debe llegar a resolver los problemas nacionales e internacionales. La responsabilidad es de todos, desde el uso de los recursos en el hogar hasta el uso de los recursos en las grandes edificaciones como centros comerciales, torres de oficinas, grandes cadenas hoteleras, grandes plantas industriales, entre otros.

Es lamentable conversar con propietarios de constructoras o con inversionistas de proyectos de construcción de edificaciones, que consideran que el uso de modelos de trabajo que buscan la máxima eficiencia energética en sus instalaciones, es un LUJO INNECESARIO evitando en la gran mayoría de las ocasiones usar procedimientos, definiciones, materiales, productos o equipos que garantizan el uso eficiente de tales recursos, debido a que pueden incrementar los costos de diseño, y por ende su construcción. Más lamentable, es ver como nuevas construcciones no pueden mantener la calidad de servicio de sus instalaciones, por no tener herramientas que permitan cubrir, aunque sea una parte sus propias necesidades.

Actualmente en nuestro país, Venezuela, se está viviendo una época de crisis energética que puede ser atribuida a distintos motivos, pero sin duda alguna el gran causante de toda esta crisis es la larga sequía producida por el fenómeno natural que se está presentando con mayor fuerza gracias al calentamiento global. El gobierno nacional se ha visto obligado a tomar medidas extremas que ha creado una gran controversia, obviamente, tener que suspender actividades por falta de energía afecta no solo la calidad de vida de los ciudadanos, sino también la producción económica de múltiples organizaciones; ahora, la gran mayoría culpa al gobierno nacional y aunque esto tiene su parte de verdad, no se puede dejar de lado la gran responsabilidad que tenemos sobre lo que está ocurriendo. Es hora de aprovechar todo el potencial que tiene nuestro país, y dejar de ser unas “sanguijuelas energéticas y derrochadores de recursos”.


POLÍTICAS ENERGÉTICAS EN NUEVAS CONSTRUCCIONES

Aunque no toda la responsabilidad cae en los entes gubernamentales, las regulaciones y planificación de estado, si juegan un papel muy importante, considerando siempre que las exigencias o recomendaciones estén diseñadas para concientizar a la ciudadanía y para obligar a la empresa privada a que en las nuevas construcciones, se considere producir una parte de la energía que consumen (SE DEBE EVITAR QUE ESTA ENERGÍA SEA PRODUCIDA POR QUEMA DIRECTA DE COMBUSTIBLE YA QUE ESTO EMITE UNA IMPORTANTE CANTIDAD DE DIÓXIDO DE CARBONO, QUE ACELERA EL PROBLEMA), más la construcción de la infraestructura que garantice el uso eficiente de los recursos que son suministrados desde las redes distribución públicas.

Las políticas que obliguen al cumplimiento de normativas para nuevas obras, deben ser incentivadas por medio del otorgamiento de beneficios que motiven a los constructores a realizar sus proyectos considerando las mejores prácticas energéticas, incentivos que no necesariamente tienen que ser subsidios pero sí podrían ser créditos, reconocimientos públicos (publicidad), disminución de impuestos, entre otros. La intención fundamental del desarrollo de legislaciones e incentivos deben ir de la mano, buscando en todo momento que la operación de estos nuevos edificios no este obligada a depender en un 100% de los servicios públicos.

La formación de los estudiantes, trabajadores y empresarios es vital para lograr la concientización de toda la ciudadanía. Dentro de nuestras escuelas, institutos y universidades se deben desarrollar asignaturas que permita contar con profesionales conscientes de las causas y consecuencias del cambio climático.

Finalmente se debe mantener una evaluación constante de las medidas que sean tomadas desde los organismos nacionales, es por ello que es importante que dentro de estas exigencias se incluya la necesidad de identificar el consumo general de los recursos en una instalación, y como se distribuyen a lo largo de la misma; con ello se podrá conocer constante del comportamiento de las edificaciones tanto públicas como privadas.


PRIMEROS PASOS

Todo apunta a que el primer paso que se debe dar en lograr tener ciudades que realicen el uso eficiente de los recursos debe ser dado por los entes gubernamentales, no obstante es responsabilidad de todos, y por lo menos la realidad nacional nos está mostrando un camino a seguir, en el cual se observa la necesidad de contar con sistemas que garanticen la producción de la energía necesaria para mantener operativo las edificaciones, aunque sea por un periodo de tiempo determinado.

Aunque todos sabemos que las medidas extremas que han sido tomadas desde el gobierno central, son medidas temporales, se debe saber leer el escenario energético al que nos estamos enfrentando. Si, “lamentablemente” la energía en un país como el nuestro es muy económica, gracias a que es subsidiada. Tarde o temprano,  las condiciones en la que se suministra energía desde el estado a los usuarios finales deben ser ajustadas, ya sea por medio de la creación de normativas específicas para los grandes consumidores o por medio del incremento sustancial del costo de la energía. En ambos escenarios, se resalta la necesidad de adaptar nuestros diseños y/o construcciones a la realidad  que se vislumbra.

Teniendo las consideraciones indicadas, se destaca la “obligación” en que las nuevas obras que se diseñen o construyan en el país, deben contar con la infraestructura necesaria para poder producir parte o toda la energía que consumirán, teniendo en todo momento el uso racional de la misma a lo largo de la instalación. Sin duda alguna para poder crear tal infraestructura;  es necesario la realización de un diseño de ingeniería, que involucre soluciones de producción de energía y control de su consumo a lo largo de las distintas áreas y subsistemas.


 

ADAPTANDO NUESTROS DISEÑOS Y CONSTRUCCIONES

El diseño de la solución de energía alternativa y red de control de consumos, está llamada a ser el “nuevo” y  gran protagonista de las edificaciones que se diseñen o construyen, este actor principal debe trabajar coordinadamente con todos los especialistas que conviven en un proyecto cualquiera, teniendo la responsabilidad de realizar las definiciones y recomendaciones que deben considerar los demás actores en su desempeño natural, es decir, el diseñador de este tipo de soluciones, debe funcionar como un director de orquesta que dicte los lineamientos tecnológicos que permita lograr la máxima eficiencia a lo largo de la instalación.

Para soluciones de producción de energía alternativa se debe considerar el uso de tecnologías que eviten al máximo la emisión de dióxido de carbono (CO2), aunque se recomiende no incluir las tradicionales plantas eléctricas (producción de energía por quema de combustibles fósiles), se sabe que contar con una de ellas podrá ser de mucha utilidad para garantizar la operatividad en momentos específicos, no obstante se recomienda poder diseñar en base a la producción de energías limpias, tales como la colocación de paneles solares para consumo directo, energía eólica de baja y media potencia y el uso de calderas de biomasa, veamos un ejemplo, supongamos que se posee un gran centro comercial en cualquier estado de Venezuela,  muy probablemente esta edificación requiere mantener la iluminación o climatización encendida durante todo el día, es por ello que a fin de aprovechar el potencial solar, se podrá colocar en el techo del centro comercial una cantidad de paneles solares que permita la alimentación directa de la iluminación interna y hasta parte de la climatización a lo largo del día, ya durante las horas de puesta del sol se aprovecha el potencial eólico de la región y por medio de la colocación de turbinas de mediana potencia, generando con ello parte de la energía necesaria para mantener la operatividad del centro comercial y para terminar de cubrir la demanda de este gran consumidor de energía, se podrá o consumir energía directamente de la red eléctrica o generarla por medio de calderas de biomasa o en el peor de los casos por medio de las tradicionales plantas eléctricas. Con este tipo de solución se evita que la operatividad dependa en un 100% del sistema de distribución eléctrico nacional, garantizándole al estado que la solicitud de energía proveniente de estas gigantescas instalaciones es realizada solo para cubrir  parte de la gran demanda de energía

En lo que respecta a soluciones de control del consumo energético a lo largo de una instalación son múltiples las opciones, las más tradicionales se enfocan en la selección de dispositivos de bajo consumo energéticos, tales como iluminación por medio de uso de LEDs, climatización eficiente por medio de sistemas basados en Chillers, UMA, UTA, entre otros, colocación de bombas y motores activados por medio de variadores de frecuencia, los más sofisticados se basan en el uso de redes de automatización y control que integran cada uno de los elementos que se ubican a lo largo de una instalación, permitiendo que desde este tipo de redes de Inmótica (tecnologías de automatización orientadas a ser usadas en los edificios terciarios), se realice la gestión adecuada del uso de los elementos controlados, permitiendo que los operadores puedan configurar estrategias de control y evaluar el comportamiento de la edificación, permitiendo con ello gestionar, medir y evaluar el comportamiento de la instalación en todo momento.

El uso de ambas soluciones (producción de energía y control de su consumo) en conjunto con las consideraciones arquitectónicas recomendadas en el diseño de proyectos específicos, tales como orientación del edificio, materiales tanto para la construcción de las áreas interna como de la envolvente, sistemas de free cooling, aprovechamiento de la luz natural y hasta  el paisajismo, permitirá a lograr la tan ansiada eficiencia en el uso de los recursos y de los costosos equipos que deben ser adquiridos para garantizar la operatividad de las obras que se construyen.


EL FUTURO

Aunque veamos el calentamiento global como algo que preocupa solo a los países desarrollados, no podemos darle la espalda a nuestra casa, el planeta tierra, es por ello que poco a poco tenemos que ir cumpliendo los lineamientos y acuerdos internacionales, donde se especifica la gran necesidad de disminuir las emisiones de dióxido de carbono, no se puede justificar, bajo ninguna excusa, que en la construcción de un edificio corporativo de alto lujo, un gran centro comercial, un hotel de 5 estrellas, un edificio residencial o urbanización con viviendas de alto nivel, no se considere el uso eficiente de los recursos y el aprovechamiento de la naturaleza para la producción de energía de autoconsumo, es hora de dejar de quejarnos y empezar a poner nuestro grano de arena en la construcción de la nación que realmente decimos merecer.

Terminamos no sin antes, recordar un dicho muy sabio, que indica que "el ejemplo empieza por casa”, esto aplica tanto para los entes gubernamentales, quienes derrochan energía constantemente en nuestras ciudades, como para las poderosas constructoras privadas, quienes están acostumbradas a que “papá gobierno” suministre todos los recursos necesarios para garantizar la operatividad de sus millonarias instalaciones.

Escrito por: Carlos Dobobuto

¬°DEJENOS SU COMENTARIO Y COMPARTA EN SUS REDES!